Columna

Conoce a Zudikey Rodríguez Núñez medallista olímpica y atleta de fuerzas armadas

Hay una relación muy fuerte que arroja éxito cuando se compite en alto rendimiento, pero, previamente hay una formación en la Milicia, “el combo perfecto”, se tienen registros que desde 1936 las Fuerzas Armadas participan en competencias de alto rendimiento, toda una historia de aventuras deportivas con una mezcla de fuerza, valor y amor por la patria que se ciñe a un sacrificio para servirle a su nación. Los héroes que la mayoría de las veces son anónimos y pasan desapercibidos después de gloriosas batallas.

“Si todo está bien, debo estar en México dentro de dos meses (debido a otras competencias). Estoy verdaderamente ansioso de volver a mi hogar en la Ciudad de México, del que he estado alejado por cerca de un año”. El teniente coronel Humberto Mariles Cortés Medallista olímpico en Londres 1948, primero en obtener un oro en su disciplina.

Este ejercicio literario es un reconocimiento a esos grandes seres humanos que se preparan en torno a estándares muy altos y que le dan a esta grandiosa fórmula la disciplina y el amor requeridos. Atletas de nuestras fuerzas armadas.

Quiero regalarle este humilde espacio a Zudikey Rodríguez Núñez, una extraordinaria mujer, formada en las Fuerzas Armadas, vivió fuertes experiencias de las que logró sobreponerse. Zudy, como comúnmente la conocen, nació en

Valle de Bravo en el Estado de México en 1987. Como deportista y atleta participó en los juegos de Bejing 2008, y en los juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018 en donde ganó la medalla de plata; entre otras competencias en las que demostró su amplia experiencia.

Aquí comparto mi entrevista, una serie de respuestas aportadas por esta ejemplar atleta que ha demostrado que los imposibles no existen.

¿Cuál ha sido la prueba deportiva más difícil a la que te has enfrentado?

Fue en mi última carrera, en 2018, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia. No tenía sentido, ya estaba muy cansada de no mejorar mis marcas en los 400 vallas. Entrenaba generalmente sola y sentía que debía dejar todo para no sentirme tan estresada, comencé a enfermar de estrés, dejé por 20 días los entrenamientos y dije que era mi retiro, que no quería más de atletismo. Mis amigos de la selección Cubana de atletismo llegaron a México para hacer un campamento previo a los Centroamericanos de Barranquilla y me invitaron, pero yo les dije que no tenía planes de competir y ellos me animaron a entrenar, entonces regresé solo para acompañarlos y cuando menos lo esperé ya estaba compitiendo en los entrenamientos con la mejor velocista cubana de los 400 vallas y clasificamos juntas a los centroamericanos, ahí fue donde sin presionarme logré correr 55.11 segundos con una medalla de plata y un récord mexicano que me coloca como la mujer más rápida en la historia de México en la prueba de los 400 vallas. Actualmente mi récord sigue vigente.

¿Podrías considerar a la disciplina militar como un regalo que te permitió alcanzar todos tus logros?

La milicia para mí es una institución de honor y disciplina, me enseñó a ser más responsable y muy comprometida. Me enseña levantarme todos los días a enfrentar los retos, aunque no siempre esté motivada para realizarlos, muchas veces son la voluntad y disciplina las que te llevan a concluir los logros, ya que no siempre se está motivado. Ser responsable con el deber es lo que me queda muy claro dentro de las Fuerzas Armadas.

¿Cuál es tu propuesta, en lo referente al atletismo, a las Federaciones en México?

En el atletismo es muy claro, que no haya frenos desde la parte federativa, que se proporcionen los avales para competencias fuera de México, y también muy importante considerar las marcas de los atletas aunque las hayan dado en otro país sin tener que obligarlos a competir fuera de su calendario en su evento Nacional que en muchos de los casos no coincide con el programa de competencias que se planifica para el evento primordial del año en curso, por ejemplo panamericanismos, centros, mundiales o Juegos Olímpicos.

¿Qué deporte te gustaría que fuera olímpico?

Fútbol Americano. Pienso que México podría tender un gran potencial. Así como el fútbol de playa.

¿Cuál sería tu propuesta para consolidar a México como una potencia deportiva? Los apoyos económicos lo son todo, propongo mejores becas, fogueos en otros países para enfrentarse con los grandes niveles educativos, además creo muy importante que todos los niveles educativos incluyan deporte de manera obligatoria para crear un hábito cultural en los mexicanos.

El deporte detona nuestro potencial para armonizar nuestra existencia y experiencia de vida, pero también coadyuva, como expresa Zudikey Rodríguez, al fortalecimiento de hábitos culturales.

Una vez más estoy absolutamente convencida de que el deporte debe ser abrazado con seriedad, contundencia y profesionalismo, pero también estoy convencida de que en tiempos difíciles también el deporte te puede abrazar inspirando tu equilibrio. Dicen por ahí: “lo que bien comienza, bien termina”, y este capítulo es el gran principio de muchos éxitos y de logros por el bien de Quintana Roo. ¡Sí al deporte! ¡Sí al deporte! ¡Sí al deporte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *